El espacio de la Memoria permanece atrapado en los rincones de nuestro silencio, de nuestra soledad, sin que el olvido pueda desdibujar para siempre los recuerdos que, de manera inexplicable, perduran aferrados en sus calles, en sus casas, en sus aromas, en sus escondites, en sus miradas, en sus vacíos... y, en ocasiones, en la nada... Bárbara Palomares Sánchez.

IMAGEN DE LA SEMANA

IMAGEN DE LA SEMANA
La ciudad de Vancouver (Canadá) en 1917.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

CUANDO LOS ROMANOS INVENTARON “EL SPA”: SOBRE LAS TERMAS Y SU INFLUENCIA EN LAS POSTERIORES CIVILIZACIONES. (II).


Por todos es conocido que los actuales establecimientos de esparcimiento y ocio no son fruto de los avances sociales contemporáneos, sino producto de una herencia mediterránea que alcanzó su máximo esplendor en época del imperio romano.             

                Muchas son y han sido las civilizaciones que han usado el agua y los baños como símbolo esencial en sus religiones, como manifestación de la purificación del alma, con las abluciones, o incluso como recursos medicinales, usos y ritos que aún se siguen usando por las sociedades contemporáneas.

                Pero uno de las prácticas más extendidas hoy de utilización del agua como medio o recurso para el esparcimiento o el ocio, son los conocidos “Spa”, cuyo origen radica en la cultura greco-romana y en las famosas e increíbles edificaciones como fueron las Termas.

                Las Termas romanas o Balneum tienen su origen en los antiguos edificios de baños griegos adosados a los gimnasios que servían de aseo y relajación a los atletas. Estos edificios fueron adquiriendo mayor importancia en la Roma imperial hasta el punto de constituir estancias de carácter exclusivo para el Baño, las relaciones, los negocios, y la política.

                Había dos tipos los Baños, cuando eran de carácter privado y se encontraban en las villas o estancias de los patricios o el emperador, y las Termas de carácter público, donde acudían aquellas personas que no podían disponer de Baños privados.

Reconstrucción de los baños públicos romano en Bath (Inglaterra)


                Conocidos como Balneum, constituyeron un espacio imprescindible en el concepto de la ciudad romana, no sólo eran el lugar de esparcimiento, de aseo, de relajación, de lugar de tertulia, de aguas medicinales en algunos casos, de negocios o política, también fue donde nació la idea del culto al cuidado del cuerpo, tan implantada hoy en día en nuestra sociedad occidental, donde se practicaba también deporte, rituales de masajes con diferentes esencias, y se podía degustar de verdaderos manjares “saludables”, utilizando el término actual.

                Pero antes de proseguir con los usos y el modo de “disfrute” de los mismos, vamos a analizar la estructura de este espacio en la que se basaron sucesivas civilizaciones hasta la actualidad, y nos llevará a comprender algo más este edificio y nuestra manera de comportarnos en la sociedad contemporánea con respecto a la “afición” por este tipo de espacios de ocio vinculados con el agua.

                Eran espacios de planta cuadrangular o rectangular flanqueadas en dos de sus laterales por estancias semicirculares enfrentadas la una a la otra, en las que se ubicaban las salas de entrada al Balneum y el caldarium.

                Nada más atravesar la entrada de acceso al recinto, se encuentra el Apodyterium o vestuario, espacio donde los bañistas dejaban sus ropas para ponerse el traje adecuado al baño y cogían los utensilios necesarios para el mismo. Disponía de un banco corrido, para facilitar el cambio de ropa, y en la pared una serie de hornacinas sin puerta donde cada bañista dejaba sus ropas y objetos personales, vigilados por un esclavo, como en la actualidad, pero supliendo el esclavo por puertas con cierres.

Reconstrucción tridimensional de las Termas de Caracalla


                En el centro, y al igual que las casas romanas, estaba el patio o palestra que articulaba todas las salas del edificio en torno a él y donde se podía practicar actividades deportivas.

                Otra de las salas que articulaba el patio era la sala de masajes o unctorium, donde aparte de los masajes se daban los ungüentos preparatorios para el baño. El destrictorium servía para quitarse los ungüentos que previamente se había dado, se los quitaban con el estrigilo, una especie de peine metálico con ondas que les permitía quitarse el sudor y los aceites. Estos “peines” se guardaban, según el tipo de Balneum, en un pequeño almacén denominado elaiothesium.

                Existían adosadas a las salas de baño unas pequeñas estancias o tabernae, que eran lugares donde se vendían refrigerios y comida para los bañistas.

                Después de analizar estos lugares que conforman parte del espacio de las termas, nos detenemos en las salas propiamente de baños.

                Eran tres las salas destinadas al baño y constituían el elemento principal junto con una cuarta sala de vapor: Laconicum o sudatio, (actuales saunas).

Piscina de los baños romanos de Zaragoza


                La habitación donde se tomaba el baño de agua caliente era el caldarium o cella caldaria; la del baño frío era el frigidarium o cella frigidaria; mientras que la tercera sala se mantenía a temperatura ambiente templada, tepidarium o cella tepidaria, esta sala no siempre contaba con piscina.

                Se disponía de un horno llamado fornax o hypocausis, donde se caldeaba el agua que se repartía en las salas de agua caliente siguiendo el sistema griego que distribuía el agua mediante una serie de túneles y tubos de barro cocido por los que circulaba el agua caliente y el vapor extendiéndose por debajo de los suelos de las estancias y piscinas del caldarium. Los hornos estaban ubicados en sótanos. Las paredes estaban construidas en hueco para que entre ellas circulase el aire caliente creando un espacio con la temperatura adecuada para la “toma del baño caliente”.

                La temperatura de la sala templada normalmente se adquiría por medio de un gran brasero o forculus.

                El baño de agua caliente se llamaba calda lavatio, mientras que el baño de vapor será denominado laconicum. En muchas instalaciones romanas, estos dos espacios estaban ubicados en la misma sala que tenía forma absidial o semicircular, con un estanque redondo y poco hondo denominado labrum. La piscina grande donde se practicaba el baño era el alveus, si tenía escaleras, solium, si tenía asiento o natatio si era lo suficientemente grande para poder nadar.

                El espacio donde los bañistas esperaban su “turno” se denominaba schola.

Muchas han sido las civilizaciones que posteriormente han utilizado esta tipología constructiva con fines similares, como por ejemplo la cultura islámica, que bebe directamente de las fuentes romanas para la construcción de los baños árabes, como veremos en el siguiente post; pero actualmente, existe una gran industria turística en torno a este concepto originario de los romanos que mueve cantidades de dinero ofreciendo o queriendo ofrecer servicios similares a los que el imperio ofrecía en sus termas públicas.

Las impresionantes ruinas de las Termas de Caracalla.


Es una herencia mediterránea, un legado que hemos sabido exportar a todo el mundo, un estilo de vida, de “Estado del Bienestar”, un tipo de concebir la vida que solo el clima y diferentes factores propios de la “esencia” mediterránea podrían haber creado…

En el próximo post de influenciados veremos como el “mediterráneo romano” expandió su influencia entre el mundo árabe quienes ya tenían muy presente el agua en su “estilo de vida”.


                                                  Termas de Bilbilis (Calatayud)
                


                                          Termas de Labitolosa (Puebla de Castro, Huesca)

                                             Reconstrucción virtual de las Termas de Caracalla.

                      Muy interesante este último vídeo, dura unos 9 minutos, pero merece la pena.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons